La despedida que te mereces

por | 18:23:00
Ayer se oficialiazó la marcha de Ronaldinho al Milan y un cúmulo de extrañas sensaciones recorrió mi corazón y mi cabeza. Llevábamos todo el año y parte del anterior escuchando los acercamientos y parecía que el día que se anunciara su marcha rumbo a uno de los equipos con más tradición de Europa a nadie le pillaría de sorpresa y se trataría como un fichaje sonado pero con poco tinte de sorpresa.

Pero después de un par de días leyendo y leyendo lo que han escrito de él desde el periodista mejor remunerado hasta el forero con menos posts de un foro de fútbol tengo claro que el paso de Ronaldinho por el Barcelona y por la Liga española ha sido especial, no ha dejado a nadie indiferente.

En mi cabeza pasan sentimientos de alivio, de esperanza de cara a un futuro e incluso de la expectación por ver algo diferente en Barcelona.
Es innegable justificar la actitud que ha tenido Ronaldinho en las dos últimas temporadas, ha faltado el respeto al club que le paga (bien y con revisiones anuales de su salario siempre al alza), con sus compañeros (a los que en parte debe sus éxitos) y a sí mismo (porque lo tenía todo para que el juego que le encumbró hubiera durado mucho más que tres años).
Además en muchas ocasiones ha hecho añicos la ilusión de tantos seguidores de verle resurgir, de verle, como dicen los más osados, "cerrar bocas" con más de una buena actuación seguida... pero es que ni eso nos dejó.

Tampoco queiro dejar pasar la poca transparencia que ha habido (en todos los estamentos) con las razones reales de su ausencia de entrenamientos y convocatorias. Quizás esto es lo que haya puesto más en su contra a los aficionados, la falta de compromiso. He visto a muchos jugadores con la mitad de la mitad de fútbol que el brasileño salir a hombros de estadios por las ganas y el empeño de jugar siempre y el respeto a quienes pagan por verle de luchar todos y cada uno de los balones a los que opta, pero esa no ha sido nunca la virtud de Ronaldinho y quizás junto a su vida privada (como tantos genios) le haya costado entrar para siempre en el Hall of Fame del mundo del fútbol.


Pero soy un tío muy sensible y el corazón me puede. Siempre me quedo con las cosas buenas de la gente y Ronaldinho también ha dejado muchas en su etapa como 10 culé. Cuando quiso nos regaló la demostración más grande que he podido ver en un terreno de juego de inventiva y atrevimiento desde que Djalminha dejó de jugar a gran nivel. Además transmitía esa sensación en cada error de "eh, no pasa nada, a la siguiente te la doy bien" que le hicieron ganarse a todo el mundo.
Creo que muy pocos jugadores puede presumir de buscar tantas maneras de zafarse de un marcador diferentes como lo ha hecho Ronaldinho, que si como jugador fue excelso, como malabarista fue superlativo, a veces como adorno otras como lujo útil, pero siempre espectacular.

Ahora nos queda la duda de si volverá aser el que era o seguirá los pasos de Rivaldo y Ronaldo como rossoneri, pero personalmente, sólo quiero darle las gracias por haberle visto jugar durante cinco años (tres de ellos de locura) y de haber llevado la ilusión a Barcelona después de un periodo tan oscuro.

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal