Los piratas del Mediterráneo

por | 22:17:00
A finales del siglo pasado (suena lejano, pero fue hace menos de diez años) el Valencia era un equipo temido en Europa. No practicaba el fútbol más bello que se podía ver entre los grandes equipos del Viejo Continente, pero cada partido suyo era una oda al contraataque y al orden en sus líneas que hacía angustiarse a todo rival al que se enfrentaba.
Fue una reunión de entrenador y jugadores, posiblemente, en el momento más dulce de su carrera y para homenajear a este equipo, que logró colarse en dos finales de Champions consecutivas pero que se encontró con dos rivales muy experimentados en ese tipo de partidos (Madrid primero y Bayern después) y tuvo que cerrar ese ciclo sin catar ningún trofeo europeo.

Héctor Cúper: Había hecho historia con el Mallorca al que llevó a una final de la extinta Recopa y esto le abrió las puertas del Valencia. No fue un hombre carismático en Valencia, pero no le pagaban para ello. Aprovechó la herencia del trabajo defensivo de Ranieri e imprimió a fuego orden en todas las líneas, trabajo de repliegue en segundos y contraataques a toda velocidad.
Recientemente fue nombrado entrenador del Parma para sacarlo del descenso.

Santiago Cañizares: Llegó a Valencia procedente del Madrid donde no había acabado de afianzarse. Rápidamente se hizo un hombre importantísimo en el equipo, donde consiguió zamoras y se especializó en parar penalties. Hizo honor al sobrenombre que le regaló Ranieri: "El Dragón".
Actualmente a vuelto a formar parte del Valencia tras la llegada de Voro al equipo.

Jocelyn Angloma: Vino al equipo che para aportar experiencia, pero su aportación al equipo y su entrega le hicieron ser de los jugadores más queridos de la afición. Encontró una segunda juventud en el club de Mestalla. Se retiró en el Valencia, si bien sigue jugando a fútbol con la selección de su país de origen (pese a tener nacionalidad francesa), Guadalupe.

Miroslav Djukic: Otro que llegó con el rodaje hecho a Mestalla procedente del Depor, donde fue uno de los símbolos del mítico "SuperDepor" de los noventa. Su juego elegante a la par que contundente tuvo calado en Mestalla, aunque muchos lo recuerdan por ser el defensa al que el tiro de Raúl en la final de París le descoloca por completo... Se retiró en el Tenerife después de seis temporadas en el Valencia y ahora ejerce de seleccionador de Serbia.

Mauricio Pellegrino: No había triunfado como defensa en Barcelona y el Valencia se hizo con él a un buen precio. Un central elegante y con un poderoso juego aéreo que pasó a la historia del Valencia como el jugador que falló el penal decisivo en la final de Milan. Siguió los pasos de Benítez y se convirtió en el primer argentino en jugar en el Liverpool pero se retiró en el Alavés.
Ahora dedica su tiempo a dirigir uno de los equipos inferiores del Valencia.

Amedeo Carboni: Llegó de la Roma y sus primeros partidos fueron un tanto polémicos por sus continuadas expulsiones, pero una vez adaptado al fútbol español, puede decir que es uno de los mejores laterales de la historia del Valencia. Se perdió la final de París por (como no) sanción, pero sí tomó parte en la de Milan. Se retiró con los che pasada la cuarentena y pasó a ser Director Deportivo del equipo durante una temporada.

Gaizka Mendieta: Se crió en la cantera del equipo y fue tomando una importancia cada vez mayor en el juego del equipo. Durante esas dos temporadas fue uno de los tres mejores centrocampistas de Europa y la cream de la cream se peleaba por su fichaje. Tuvo dos actuaciones discretas en las finales, pese a que anotó el gol de penalty en la de Milan. Tras su paso por el Valencia inició un periplo por diversos equipos donde no llegó a ser ni una sombra de lo que fue.
Actualmente juega en las filas del modesto Middlesborough.

"Kily" González: Fue fichado del Zaragoza donde ya había mostrado que era un gran jugador. Era "la mala leche" de este Valencia: todo lucha y garra, sin estar peleado con la técnica y con una potencia increíble. Llegó a ser uno de los capitanes del equipo hasta su marcha al Inter.
Ahora es parte del equipo de toda su vida, Rosario Central.

Con la excepción de Carboni, estos fueron los jugadores que participaron en ambas finales, pero no os perdais a los que tomaron parte en alguna de ellas...

Gerardo García: Más que por sus virtudes en el campo, es recordado porque fue el recambio de Carboni en el lateral zurdo (aun siendo diestro) y su mal partido hace que muchos le culpen de la derrota en París.

Ayala: Jugó la final de Milan siendo la revelación del torneo. Salió por la puerta de atrás del Milan y en una temporada se convirtió en uno de los mejores zagueros del mundo. Uno de los mejores fichajes del Valencia en los últimos años.

"Piojo" López: Uno de los mejores delanteros del mundo en el 99. Poseía una velocidad endiablada y sabía interpretar el contraataque como muy pocos jugadores. Desaparecido en la final de París, pero su gran temporada le llevo a la Lazio al año siguiente.

Fco. Javier Farinós: Otro producto de la cantera. Trabajador incansable que guardo las espaldas de Mendieta en la final contra el Madrid. Su meteórica carrera le llevó al Inter al año siguiente, donde se estancó.

M. A. Angulo: Polivalente jugador que tomo parte del histórico equipo en la final de París. Mucho sacrifició, aunque donde mejor ha rendido es en la delantera, aunque salvo de central y de portero, ha jugado con el Valencia en todas las posiciones del campo con más o menos eficiciencia.

"Pipo" Baraja: Llegó del Atleti tras la primera final y aumentó el nivel del medio del campo: trabajador no exento de miras hacia arriba, excelento toque de balón y mucho liderazgo. Otra de las sorpresa deaquella Champions.

Gerard López: Vino del Alavés (donde estaba cedido) cuando aún no había cumplido los veinte años y junto a Mendieta fue el jugador de moda en la Champions del 2000. Inteligencia con y sin el balón, buen toque y sobre todo, muchísima llegada. Tras la final, fue vendido al Barça (de donde se le fichó) por unos veinte millones de euros (una barbaridad para la época).

David Albelda: Jugó unos minutos en la final de Milan para contener el empate. Daba muestras de lo que llegaría a ser en el Valencia, un jugador que no se arruga y que da equilibrio en el centro del campo. Con la marcha de Mendieta se multiplicó su importancia en el equipo.

John A. Carew: Disputó la final de Milan y ya había marcado goles importantes en esa Champions. Un delantero atípico: noruego de origen africano, alto pero con un juego aéreo limitadísimo y tremendamente veloz. Era un diamante en bruto y en el Valencia, en eso se quedó.

Adrian Illie: Posiblemente uno de los jugadores con más calidad técnica que ha habido en el Valencia en la última década, pero sin ningún tipo de motivación ni implicación en el equipo, y ese fue su gran obstáculo para triunfar. Tomó parte como revulsivo en París.

Pablo Aimar: Llegó al Valencia para la segunda parte de la Champions de 2001 y arrancó con mucha fuerza pero se fue diluyendo a medida que pasaron los partidos. Aún así su elegancia y sus destellos iluminaban el juego mecánico del equipo.

Zlatko Zahovic: Fue fichado del Olympiakos tras la primera final para ser el mediapunta técnico con tendencia goleadora que necesitaba todo grande de Europa, pero en la final de Milan, además de una ocasión clarísima a falta de poco para el final, falló en la tanda de penales.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal