El más joven, el más eficiente

por | 17:36:00
Anoche ví la emocionante semifinal de la Copa del Rey entre el Barça y el Valencia y, pese a que no acabó el partido, el protagonista de la entrada de hoy me pareció el mejor jugador de campo (el mejor del partido fue Hildebrand), por como supo leer el partido desde el primer minuto del mismo.

Ever Banega llegó al Valencia en el mercado de inivierno y con el llegó una serie de dudas y alguna polémica por un video suyo en su tiempo libre.
Llegó para jugar en el puesto de un apartado Albelda, una vez más se afianzaba en un equipo para suplir una "baja" (se asentó en Boca tras la marcha de su amigo Gago al Madrid) pero tres meses después de su llegada nadie se acuerda del de La Pobla Llarga dentro del campo.

Y es que Banega, pese a ser un futbolista de corte diferente al de Albelda, ha demostrado lo que puede llegar a ser. Trabajador incansable, visión de juego, habilidad con el balón y sobre todo, muchas tablas para su edad.
Anoche en el Camp Nou imprimió velocidad al juego cuando su equipo lo necesito, subió el balón en los pocos ataques estáticos que tuvieron los ché y tuvo tiempo de marcarse algunos recortes en baldosas delante de la presión del medio campo culé.

Lo mejor es que tras el tiempo que tuvo para su preparación física (llegó con la temporada aun no comenzada en Argentina) está demostrando que no se equivocaron con su fichaje y cada partido juega mejor que el anterior. Se entiende a las mil maravillas con otro recien llegado como Maduro y con todos los compañeros que Koeman decide que le acompañen.
Esta claro que si el Valencia escala puestos en la clasificación es, en parte, gracias al empaque que le ha dado el rosarino al centro del campo. Como he escrito antes, tanto en defensa como en ataque su aportación puede ser más o menos cuantiosa, pero siempre es acertada
y en una zona tan comprometida como lo es la salida del balón o la circulación de un contraataque es de agradecer.

En fin, al Valencia, y a los amantes del fútbol en general, sólo nos queda sentarnos y ver hasta donde puede crecer un nuevo cinco de la fructífera escuela argentina.


Entrada más reciente Entrada antigua Página principal