El emocionante fin en Holanda

por | 22:00:00
Este domingo se disputaba la última jornada de la liga en Holanda (la verdad, no sé para que tanta prisa) y lo que se presentaba como una jornada de infarto...lo fue.

Hasta tres equipos podían hacerse con la ensaladera holandesa debido a lo apretado de los puntos y las diferencias goleadoras:

- PSV Eindhoven: Fue el más regular. Un bajón dio vidilla a sus dos perseguidores pero Koeman supo conjugar el fútbol que aún le queda a Cocu (que aún se le echa de menos en el Camp Nou) con jóvenes emergentes como la "Foquita" Farfán o Edison Méndez conectados gracias de jugadores de calidad contrastada como el central Álex o el rapidísimo Aruna Koné.

- Ajax: La verdad es que, personalmente, me hubiera gustado que el título se lo hubiera llevado el club de la ciudad de las tres cruces. Por su técnico, Ten Cate, que ahora es cuando se reconoce lo que hacía en Can Barça, por su apuesta de juego ofensivo y de confianza (eterna confianza) en su cantera y por un jugador que me encanta, Wesley Sneijder.

- AZ Alkmaar: La gran sorpresa, pese a que estos últimos años estaba apuntando maneras. Un ejemplo de lo que puede hacer un equipo con las inversiones indicadas y confianza en los puestos de responsabilidad. Con Van Gaal a la cabeza, simboliza al igual que el Ajax, los valores básicos del fútbol holandés.

Pues cuando arrancaron los partidos, todo apuntaba a que el que más fácil lo tenía era el AZ, puesto que una victoria en el campo del Exclesior (tres mil personas para ver un triunfo que sería histórico) le daría el título. Pero el camino se truncó con el penalty en contra y la expulsión de Waterman, su portero. El ansia se apoderó del equipo de Van Gaal y pese a que igualó el partido en dos ocasiones, la puntería que necesitaba el tercer gol no acababa de aparecer. El Excelsior (que por qué no decirlo, iría primado) si consiguió ese tercer gol que destrozó al AZ.

El Ajax era el equipo al que las estadísticas favorecían tras el AZ. Iba por detrás de ellos pero con el goalaverage a favor en caso de empate a puntos con el PSV. Y durante muchos minutos fue campeón, dando la razón a Ten Cate, que dijo que no trajeran la réplica de la ensaladera al campo del Willem II, sino que llevaran la original, ya que el campeón jugaba allí. Pero le faltó ambición, ganar 0-2 sin despeinarse supone que, forzando la máquina podrían haber goleado y así, asegurarse el título.

Y por último estaba el PSV, que recibía en el Phillips Stadium al Vitesse (que también tenía pinta de tener primado el no salir escaldado de Eindhoven) y dependía de terceros y de su propio poder goleador para campeonar. Ciertamente, es el que lo tenía más dificil, pero el fútbol a veces es justo y por juego y regularidad el PSV debía ser el campeón y pese a que Gomes quisó poner emoción (¿más?) al final de la liga comiéndose una falta en el primer palo, el equipo del discutido Koeman se conjuró para conseguir cinco goles que deshacían la desventaja goleadora con el Ajax y anulaba la diferencia de puntos con el AZ.

Felicidades PSV.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal