Aguantando la respiración...

por | 0:43:00
Sigo esta semana con mi pequeño homenaje a los cancerberos, jugadores a los que rara se les premia con la gloria del triunfo y siempre son los primeros culpables en muchas derrotas.

Una vez oí que los porteros son jugadores diferentes, que para ser portero hay que estar algo loco...a lo que alguien contestaba, "claro, juegan con las manos". Y de ahí nace su poder y sus leyendas, de sus grandes paradas, justo cuando la grada ve como inevitablemente el balón traspasaba la línea de gol.

Existen diferentes tipos de paradas de porteros. Las primeras son frutos de su técnica y del entrenamiento, esa capacidad sobrehumana de estirar todo el cuerpo para que la mano, en tensión, llegue, aunque sea, a desviar lo suficiente el cuero en su camino a las mallas.
Otras, las que para mí diferencia a los porteros de los grandes porteros, son las de reflejos. Esas paradas que responden a tiros a bocajarro y a una distancia mínima y que sólo unos reflejos felinos pueden repeler.
Para terminar, los blocajes o despejes ante un disparo a balón parado. Estas también tienen su magia, ya que en el caso de las faltas, el famoso "pasito" puede jugarte una mala pasada o hacer que el esfuerzo de evitar el gol sea más que el previsto.
Para los penaltys ya entra el juego el factor psicológico. La capacidad del portero de poner todo en contra del delantero cuando parece que lo tiene todo a favor. Tanto que, a veces el mal disparo es casi ya, una parada del portero.

Aquí os regalo una buena recopilación de atajes de porteros

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal