La pelota no se mancha

por | 0:00:00
Realmente no quería hablar de esto en el blog pero una tarde sin Scudetto da mucho que pensar.
No sé, sinceramente, hacia dónde va el fútbol, o más que el fútbol, todo lo que le rodea.

El viernes se disputó el partido entre el Catania y el Palermo, el derby de Sicilia, adelantado ya para el viernes porque se sabía que iba a haber problemas. Debido a los incidentes entre las hinchadas dentro del estadio la policía tuvo que hacer uso de gases lacrimógenos hasta el punto de que se tuvo que suspender el partido debido a la gran cantidad de gas que incluso afectó a los jugadores.
Los incidente se trasladaron a los aledaños del campo donde se cobro el balance de varios heridos y un policía muerto. Una persona a la que, quizás, no le gustara el fútbol y que por cumplir con su trabajo debía acudir al estadio para mantener el orden y le costó la vida.

De momento este fin de semana se ha suspendido la jornada del Scudetto y se plantea seriamente el continuar la competición disputando todos los partidos restantes a puerta cerrada, aunque, lamentablemente, no creo que esta medida siga adelante.

Pero todo esto no viene de nuevo. Seguro que semana sí y semana no, vemos en televisión imagenes de alguna liga sudamericana en la que hay incidentes y decenas de heridos, ya sea por deficiencias estructurales o altercados entre hinchadas.
Pero en Europa también hay un "negro historial" de graves incidentes excusados en el fútbol: citas por internet entre grupos ultras para batallar, heridos e incluso muertos por bengalas o artificios pirotécnicos dentro de los estadios, agresiones por medio de lanzamientos de objetos a jugadores y arbitros o ¿quién no recuerda aquella eliminatoria de Champions entre el Inter y el Milan que tuvo que ser suspendida por el uso abusivo de bengalas que hacían realmente peligroso el jugar en ese fondo de San Siro? o peor aun (y esta es para la gente mas mayor) cuando "se coló" un ciclomotor en ese mismo campo, se subió hasta la grada más alta del estadio y se lanzó hacia las gradas inferiores, aquel niño en el Pizjuán que agredió con una muleta a un guarda de seguridad, jaleado por todo el fondo...

No sé que hace falta para qué se tomen medidas serias, si se deja pasar esta ocasión dejada por el Calcio habrá que esperar otra desgracia para volver a hacer una reflexión como esta.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal